viernes, 24 de mayo de 2019

INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA

Dedicamos el post de hoy a la Insuficiencia Venosa Crónica, aportando unas pautas de mejora:


  1. Modera el consumo de sal.
  2. Evita el consumo de alimentos salados, tales como conservas, embutidos, patés...
  3. Reduce tu peso y haz una dieta equilibrada.
  4. Practica un deporte adecuado como nadar, caminar...
  5. Evita estar en la misma posición durante periodos prolongados y estira las piernas cada hora o camina.
  6. Duerme con las piernas elevadas unos 15 centímetros.
  7. Utiliza un calzado ancho y cómodo, con tacón de 3-4 centímetros.
  8. Evita ropa ajustada en las piernas.
  9. Utiliza medias de compresión elástica. Desde la oficina e farmacia te asesoraremos sobre los tipos existentes.
  10. Tanto tu médico de Atención Primaria, como los farmacéutic@s desde la oficina de farmacia podemos ayudar a detercar los primeros síntomas. ¡No dudes en consultarnos! 
Fuente bibliográfica: consejos de tu farmacéutico nº 231 mayo 2019

TENSIÓN ARTERIAL BAJO CONTROL

Dedicamos el post de hoy a algo a lo que en muchas ocasiones no le damos demasiada importancia. Estamos hablando de la tensión arterial.




A continuación os dejamos las recomendaciones de la Fundación Española del Corazón:
  1. No fumes: el tabaco aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Además, las personas hipertensas fumadoras multiplican el efecto perjudicial del tabaco. Se ha visto que dejar de fumar tiene unos efectos positivos superiores a cualquier medicación para el tratamiento de la hipertensión.
  2. Cuidado con el alcohol: el consumo excesivo de alcohol provoca el incremento de la presión arterial y otras alteraciones perjudiciales para el corazón y otros órganos.
  3. Controla tu peso: el sobrepeso es una causa de hipertensión. Rebajar el peso reduce la presión arterial y disminuye el riesgo cardiovascular y de diabetes.
  4. Haz ejercicio: la realización de ejercicio físico regular consigue bajar las cifras de presión arterial. Además, aumenta la masa muscular y la capacidad de esfuerzo, ayuda a controlar el peso y logra disminuir el riesgo cardiovascular.
  5. Disminuye el consumo de sal y almentos que lo contengan. Además es necesario consumir frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Por último, cabe destacar que debemos emplear aceite de oliva como la grasa de elección e incrementar el consumo de aves y pescado en detrimento de las carnes rojas.
  6. Tratamiento farmacológico: si eres hipertenso, es posible que además de seguir las recomendaciones anteriores debas seguir un tratamiento farmacológico. 


Fuente bibliográfica: Consejos de tu Farmacéutico nº 231 mayo 2019 

miércoles, 22 de mayo de 2019

Consejos para la lactancia materna

Hoy queremos compartir con vosotr@s unos consejos que nos ha proprocionado laboratorios Angelini sobre la lactancia materna.

 

 

Se trata de cinco consejos prácticos que nos pueden facilitar mucho los primeros meses con nuestro bebé.

1. Corregir el agarre: la causa principal de dificultades y sobretodo de dolor en la lactancia es un mal agarre del bebé. Muchas situaciones de dolor se resuelven rápidamente al conseguir un buen agarre. Pero, ¿cómo sabemos si el bebé está bien agarrado al pecho? Los siguientes puntos nos pueden ayudar a contestar a esta cuestión:
  • Al dar el pecho no se debe notar dolor.
  • El bebé debe estar cogido al pecho y no solo al pezón. Esto se puede comprobar mirando la areola del pecho, que es la parte oscura que envuelve el pezón. Un bebé bien cogido dejará entrever más parte de areola por encima del labio superior que por debajo del labio inferior.
  • El bebé debe tener los labios evertidos, es decir, vueltos hacia fuera, con la boca bien abierta.
  • Al succionar se debe mover toda la mandíbula del bebé, con las mejillas llenas y redondeadas. Los movimientos de succión y deglución son lentos y profundos.
  • No se deben oir chasquidos ni ruidos durante la toma, solo el sonido del bebé al tragar la leche.
Una vez que ya sabemos comprobar si el bebé está bien agarrado al pecho, la siguiente cuestión a abordar es cómo conseguir que se agarre bien.  




Lo primero es crear unas condiciones ideales para que sea más fácil para los dos. Esto incluye asegurarse que la madre está cómoda y tiene cerca todo lo que pueda necesitar y ofrecerle el pecho al bebé antes que llore de hambre. Como referencia puede ser útil saber que los pasos para ofrecerle el pecho al bebé son los siguientes:
  1. Se debe colocar al bebé de manera alineada, es decir, con la cabeza y la espalda en la misma línea recta.
  2. El bebé tiene que estar tan cerca del cuerpo de la madre como sea posible.
  3. El pezón tiene que quedar entre la nariz y el labio superior.
  4. Se debe rozar ligeramente el labio superior del bebé para conseguir que abra bien la boca.
  5. No se debe tener prisa, se debe dejar que el bebé abra muy bien la boca y entonces acercarle rápidamente al pecho.
  6. Los bebés realizan un movimiento de succión más rápido y menos profundo al principio para estimular el reflejo de eyección (“bajada de la leche”); y luego pasan a movimientos amplios y profundos.
  7. Si al cabo de pocos segundos todavía existe dolor, es mejor romper la succión cuidadosamente y empezar de nuevo.
  8. Cuando el bebé esté bien cogido al pecho, debemos recordar que es muy importante que la mamá también esté relajada. Se deben relajar los hombros y los brazos y recostarse hasta encontrarse cómoda.
  9. Otra manera efectiva de conseguir un buen agarre es dejar que sea el bebé que espontáneamente se agarre al pecho. Esto implica dejar que el bebé cabecee y se recoloque hasta que encuentre una posición en la que agarrarse al pezón.
2. Prestar atención a la postura de la madre: si se le ha cogido un cierto temor a la lactancia por la presencia de dolor, es fácil que se acaben afrontando las tomas con el cuerpo en tensión, lo que en sí mismo dificultará todavía más la situación. se debe buscar un espacio en el que se esté a gusto, sentarse de manera cómoda, y no dudar en usar cojines o almohadas para mantener la espalda recta y los brazos apoyados y relajados.
3. Optar siempre por la lactancia a demanda, aquella en que el bebé decide la frecuencia y la duración de las tomas. Forzar que se espacien las tomas afectará la producción de la leche y provocará que el bebé llegue más intranquilo a la siguiente toma, por lo que será más difícil conseguir un buen agarre.
4. Evitar las interferencias hasta que la lactancia esté establecida. Los movimientos que realizan los bebés para tomar un biberón o calmarse con un chupete son diferentes de los que debe realizar para agarrarse correctamente al pecho y extraer la leche materna. Los chupetes y biberones, así como las pezoneras pueden derivar en un mal agarre al pecho y una mala estimulación de la producción de leche.
5. Buscar apoyo en la matrona o un grupo de lactancia. La lactancia es una habilidad que requiere práctica y es muy útil ver cómo otras madres se manejan en sus lactancias y solucionan sus problemas. Si siguiendo estos consejos generales no se solucionan los problemas hay que asegurarse que no exista otra dificultad añadida, por ejemplo un frenillo corto o una mastitis.

Hasta que se haya conseguido mejorar el agarre, especialmente si el nivel de dolor es elevado en cada toma, existen algunos consejos para facilitar la lactancia:
  • Ofrecer primero el pecho que no duela o el que duela menos.
  • Estimular el reflejo de eyección con un masaje suave y circular alrededor del pecho y aplicando calor justo antes de empezar la toma.
  • En el caso que exista una ingurgitación importante, es útil realizar presión sobre la areola en dirección al tórax para ablandarla (también llamada Presión Inversa Suavizante); y extraerse algo de leche antes de colocar al bebé para que no tenga problemas de agarre.
  • Aplicar frío en el pecho después de la toma para aliviar la congestión. Por su forma y sus propiedades son útiles las hojas de col.
  • No esperar hasta que el bebé llore. El llanto es el último de los indicios de que un bebé tiene hambre. Es mejor aprender a reconocer otras señales, como llevarse los puños a la boca o sacar la lengua repetidamente.
  • Siempre romper la succión de manera cuidadosa, introduciendo un dedo en la comisura de la boca y girándolo lentamente, y alejando después el bebé del pezón.
  • Cambiar la posición del bebé. Existen muchas posiciones distintas para ofrecer el pecho al bebé: sentada, tumbada, inclinada. Ir variando permite vaciar mejor el pecho y la presión sobre un pezón que ya está lesionado.
  • Evitar el lavado excesivo de los pechos. No es necesario lavarlos antes de cada toma y es mejor evitar jabones y alcoholes.
  • Además es bueno dejar los pechos al aire de vez en cuando, puesto que el uso de sujetador y la humedad constante de los discos absorbentes pueden aumentar la irritación del pezón.
  • Evitar el uso de pezoneras, que pueden confundir al bebé; y si no son del tamaño correcto pueden ser origen de lesiones y grietas en el pezón.
  • La lactancia no excluye el uso de medicación.
  • Si han aparecido grietas, han recetado antibióticos, o se sospecha de una mastitis; es eficaz reforzar la flora mamaria tomando un probiótico específico.
¡Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda!
 
Fuente bibliográfica:  https://www.lactanciasindolor.com/consejos-para-la-lactancia-materna/

martes, 26 de marzo de 2019

PIEL SANA Y SIN IMPERFECCIONES

¿Sientes que tu piel se altera con facilidad? ¿Tienes la piel irritada, descamada o con rojeces?



Si éstas con características habituales de tu piel, es el momento de probar el nuevo Tratamiento Germinal Prebióticos, que te ayudará a recuperar el equilibrio natural de tu piel en solo 28 días.

Cada vez es más frecuente que nuestro cutis se rebele y de un día para otro se vuelva más frágil y reactivo. Muchas veces lo achacamos a que tenemos una piel sensible, pero no siempre esta es la razón. A veces, la culpa puede ser de la polución, la exposición solar o el estrés. Pueden provocarnos un rostro apagado o con trastornos como el acné, rojeces, irritación o sequedad.

Para todo ello, Germinal acaba de lanzar un tratamiento innovador que nos va a ayudar a recuperar la salud y el equilibrio de la piel poniendo freno a las imperfecciones. Se trata de las primeras ampollas con activos prebióticos




Según explica el doctor Carlos Morales, de la Unidad Dermatológica del Hospital Ramón y Cajal y del grupo Pedro Jaén, nuestra piel alberga millones de bacterias. virus y hongos que forman una capa llamada microbiota cutánea. Esta es la primera línea de defensa cutánea cuya alteración ocasiona enrojecimiento, inflamación e infección.

Cuando la microbiota se ve alterada por la polución, el estrés o los malos hábitos, pierde su equilibrio y causa sensibilidad en la piel. En ese momento es cuando los prebióticos son clave. Son la comida de las bacterias buenas, alimentos para la microbiota, que en uso tópico, son capaces de equilibrarla y estimular el sistema inmunológico.

Por todo ello, hoy os estamos hablando de la innovadora apuesta de Germinal, en formato ampollas. Han elegido este formato por ser más seguro, porque el cristal es totalmente estéril y preserva intactas las cualidades del contenido durante el envasado. Además, el cristal de topacio protege a los prebióticos de la luz y el oxígeno, conservando todas las propiedades.

Con estas ampollas conseguiremos:
  • Piel calmada e hidratada: disminuirá a sequedad cutánea y la descamación.
  • Piel protegida: se equilibra el pH y se refuerza la barrera protectora, combatiendo las inflamaciones, rojeces e imperfecciones.
  • Efecto tensor y lifting: el microrelieve de la piel se suaviza, reduciendo las arrugas y proporcionando un efecto lifting inmediato.
  • Escudo antiopolución: se forma una película protectora que evita la adhesión de partículas contaminantes, retrasando el envejecimiento prematuro.
Como conclusión decir que si usásemos Germinal Prebióticos a diario o como un refuerzo en temporadas de estrés, en menos de un mes notaríamo sus efectos beneficiosos en nuestra piel.



¡Anímate a probarlo! 

Fuente bibliográfica: revista Elle

viernes, 8 de febrero de 2019

PIES BIEN CUIDADOS EN INVIERNO

Muchas veces nos olvidamos de los pies y son una parte muy importante de nuestro cuerpo que requiere de cuidados específicos.


 


El Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad de Madrid nos da los siguientes consejos para proteger los pies del frío:

  • Utilizar calcetines de fibras naturales, preferiblemente de algodón, que ayudarán a que los pies transpiren.
  • Utilizar un calzado adecuado, de la talla correcta y que no apriete para no dificultar la circulación. Es preferible que sean de  materiales naturales y que tengan suela antideslizante. Si son de tacón, hay que intentar que sean lo más anchoas posible, para que aporten una mayor estabilidad.
  • Secar bien los pies después del lavado e hidratarlos con cremas. Podemos aprovechar ese momento para masajearlos y así estimular la circulación.
  • Incrementar el consumo de agua. Una buena hidratación contribuye a evitar que los pies de enfríen. Además, productos como la cayena, la canela, la pimienta, así como algunas vitaminas (E, K y C) pueden potenciar una circulación favorable.
Fuente bibliográfica: Correo farmacéutico nº 812